Autodesk lleva tiempo preparando el salto a la nube. El primer paso lógico será vivir únicamente de las suscripciones. De esta manera podrás estar al día con su software siempre y cuando tengas al día la suscripción. Aunque esto trae un nuevo modelo de negocio legal, como es el alquiler de licencias. ¿Necesitas un programa durante 3 meses? lo alquilas. 


Realmente uno nunca es propietario de un programa. Cuando pagamos 4000 euros por una licencia de AutoCAD lo que estamos haciendo es adquiriendo el derecho a usarlo, nada más, y en un PC. Si tienes que formatear, puedes tener problemas. Es verdad que existen maneras de exportar la licencia de AutoCAD para luego importarla. Pero conozco casos como un arquitecto de Logroño, que tras un problema con un equipo que lo obligo a perder un disco duro, para luego tramitar nuevamente la licencia, tuvo mala suerte, y necesito formatear el nuevo disco duro, y le dieron la licencia con mala ganas (según me ha contado), para luego terminar decidiendo en cambiar el equipo por completo y entonces ya no le dejaron cambiar la licencia. Se hartó, e instaló Draftsight, la versión gratuita. Hoy día tiene la licencia pro, que cuesta 250 euros al año. 

Lo cierto es que el traslado de las licencias a la nube hace que los fabricantes que son competencia de Autodesk se froten las manos. Si bien Autodesk está claro que pretende tener una línea directa con su cliente, también quiere encontrar maneras de erradicar la piratería. Algo que es lógico. España es famosa por la piratería, incluso en estudios de arquitectura que tienen licencias legales, llegan al extremo de comprarlas y nunca instalarlas, ya que lo hacen meramente para estar tranquilos. Tienen 5 equipos compran 2 AutoCAD LT (es más barato) pero no la instalan y si «alguien cae» muestran las licencias. Lo cierto es que si «alguien cae» normalmente es porque ya sabe que no las tiene instaladas y hay maneras de saberlo con relativa facilidad. Se es tan ilegal teniendo 1 licencia no instalada, que no teniendo ninguna. Ya que la compras, deberías instalarla y usarla ¿no?. 

Todos habrán oídos cosas como que Autodesk siempre se benefició de la piratería, en el sentido de que hay millones de usuarios de productos de Autodesk que lo son, sólo porque han tenido acceso a programas piratas. Pero esto es como el cuento del huevo y la gallina. También es verdad que sólo los programas importantes son los que aparecen en el «top manta» del software. Aquellos programas que no los usa nadie, o los usa poca gente, son más difíciles de conseguir. Esto es lógico.

Mientras que para algunos programas conseguir un «crack» (o Medicina como dicen en algunos países de latinoamérica) resulta difícil, para otros casi se pueden elegir de todo tipo. 

Es difícil saber como afectará el tema de las suscripciones a la realidad de calle. Aunque es verdad por ejemplo, que si bien fue muy fácil conseguir programas como AutoCAD 2015 y Revit 2015, los services pack posteriores, especialmente de Revit han sido casi imposibles. Ahí se aplico la política que ahora se pretende aplicar a todo el software de Autodesk.

Claro, en un futuro imaginario donde se haga muy difícil conseguir una versión pirata de AutoCAD, el fabricante puede que entienda que así venderá más. Pero su competencia, por ejemplo Draftsight de Dassault Systeme y que hace poco se ha convertido en el segundo CAD más usado del mundo (cuyo motor es Ares Commander de Graebert), parece frotarse las manos por su futuro alentador. Más, si tenemos en cuenta que la versión 2D (igual a AutoCAD LT) es gratuita y que la versión PRO cuesta 250 euros al año.

Por ello pienso que es muy interesante que esto finalmente sea así, porque abre nuevas maneras de competir y quizás de mejorar con mayor velocidad las prestaciones de los programas que nos acompañan desde hace tanto tiempo. 

Quizás Autodesk decida bajar el precio para poder facilitar el alquiler. Esto lo veo mucho más complicado, pero seguro que el mercado los termina obligando. Legal sí, pero a un precio que uno se pueda permitir usar los 6 o 7 programas que hoy día necesitamos. 

Decir que la piratería es un problema único de España o países de habla hispana, no es cierto. En Italia pasa más que en España, e incluso en Francia la piratería es muy alta. 

El precio de un software se mide por muchas cosas. Incluso Autodesk tiene políticas diferentes de precio dependiendo del país. AutoCAD no cuesta lo mismo en Uruguay que en Alemania. También cuando le compras el programa a un distribuidor, este le gana dinero, también el mayorista, la división local de Autodesk y la casa centrar. El precio al final se infla un porcentaje importante sólo por pasar de mano en mano. 

El que peor lo lleva es el distribuidor, porque gana dinero por su venta, pero luego es quien dará el soporte «con su ganancia», y por lo tanto correrá por su parte pagar a alguien para tener esa estructura funcionando. Como digo, es complicado. Bajar el software de un día para el otro es difícil, porque automáticamente genera una caída de varias personas y empresas que viven del proceso anterior. Bajar despacio el precio, sin dar nada nuevo al cliente final, no parece que termine siendo una gran ventaja. 

Lo que si está claro, es que si Autodesk apuesta únicamente por el alquiler de licencias para el 2016, se creará una nueva manera de competir para el resto de fabricantes de software. Quizás se beneficie de los usuarios no legales que hoy día tiene Autodesk. 

Pero claro, nadie sabe lo que ocurrirá realmente, ni tiene la capacidad de ver el futuro. Sino Autodesk, ya lo hubiera fichado. ¿O quizás si lo hizo? Estos son muy listos, así que si lo hacen así es probable que sepan algo que nosotros no.