siempre me ha gustado que me sorprendan con proyectos originales, y esta escultura de la artista sueca Susanna Hesselberg, cavada en la tierra y cubierta por un cristal en Dinamarca,… verdaderamente lo ha conseguido