La Web 2.0 y la transformación digital han cambiado todo en nuestras vidas. Ya ni compramos, ni nos informamos o aprendemos como antes. Y ese cambio también ha llegado a la manera en la que las personas buscamos trabajo y en cómo las empresas consiguen llegar al talento que necesitan.

Sin embargo, muchas empresas no terminan de conseguirlo. Publican ofertas de empleo y esperan y esperan, sin recibir al candidato ideal. ¿Es tu caso? Quizás ha llegado el momento de innovar en tu metodología de reclutamiento y utilizar el Inbound Recruiting.

Si el Inbound Marketing se utiliza como técnica para ayudar a las empresas a contactar con sus clientes potenciales, el reclutamiento Inbound sirve para atraer al talento potencial sin necesidad de hacer el tradicional y tedioso proceso selectivo.

Inbound Recruiting: la transformación de la adquisición de talento

El Inbound Recruiting es una metodología de reclutamiento que impulsa la imagen de tu empresa como lugar ideal para trabajar con el fin de atraer a los candidatos hacia a ti en vez de ir tú a buscarles.

Inbound Recruiting: la mejor forma para atraer, contratar y encantar a tus candidatos¡Tuitéalo!

Para ello, utiliza técnicas de marketing digital, que permiten encontrar y encantar a profesionales con talento, y utiliza elementos del employer branding y redes sociales para convertirlos no solo en trabajadores, sino en promotores activos de la marca.

Las diferencias con el reclutamiento tradicional son enormes en cuanto a su funcionamiento. En los procesos tradicionales, las empresas se han preocupado de conseguir mucho volumen de candidatos a través la publicación de ofertas de empleo y rezando para que, entre ese montón, esté el adecuado. La otra forma es contactar en frío a los candidatos por teléfono o por LinkedIn. Sin embargo, aunque a algunas empresas les funciona, el tiempo y esfuerzo para conseguir a través de este método al candidato ideal es demasiado grande.

Las fases del Inbound Recruiting

Después de la teoría viene la práctica. ¿Cómo es el viaje que recorrerán los candidatos hacia ti desde que se inscriben en tus ofertas hasta que, finalmente, se convierten en tus trabajadores? En el reclutamiento inbound, el proceso se centra en cuatro fases hasta captar al candidato ideal.

  1.  Atraer. En la primera fase deberás poner todos tus esfuerzos en atraer tráfico a tu página de “Trabaja con Nosotros” y a tus ofertas. Tendrás que utilizar toda tu artillería para atraer al mejor tráfico: Redes Sociales, prensa, estrategias de Employer Branding… El objetivo es mostrar cómo es la empresa por dentro: su cultura, sus innovaciones, que aportan a la sociedad, y cómo pasar por esta compañía sería extremadamente beneficioso para la carrera de este profesional que quieres atraer.
  1. Convertir. El siguiente paso es convertir las visitas anteriores en candidatos. ¿Cómo? Tus ofertas de trabajo deben estar escritas de manera atractiva, con formularios de inscripción fáciles de rellenar y estar, tanto tu formulario como tu web y página de empleo, adaptadas a móviles.
  2. Contratar. Toca ser rápido y eficaz para no perder por el camino a los mejores. Ten en cuenta que si un candidato se inscribe a tu oferta y no recibe ninguna noticia de tu empresa en dos semanas, puede ser que ya haya avanzado en otros procesos de selección. Deberá de haber un feedback continuo. Comunicarles si avanzan o no, cuál es el estado de su candidatura, etc. Igualmente, no olvides captarlos en cada interacción con ellos: emails automáticos, entrevistas, llamadas… Los pequeños detalles sí cuentan. Una buena base de datos de candidatos o CRM puede facilitarte todo el proceso.
  1. Enamorar. Tú última bala del cartucho debe ser enamorar a los candidatos, tanto si han sido descartados o contratados. Esto hará que se conviertan en promotores de tu marca ayudándote a conseguir más candidatos al retroalimentar el círculo. Por ejemplo, ¿y si creas un “programa de referidos” que recompense a tus empleados por recomendar y compartir tus ofertas de empleo?

En resumen, atraerás visitas a tu página de empleo, que se convertirán en candidatos inscritos a tus ofertas y contratarás al candidato ideal en mucho menos tiempo. Además, enamorarás a todos tus candidatos durante el proceso de selección y los convertirás en promotores de tu marca empleadora.

Los beneficios del Inbound Recruiting

¿Por qué muchas agencias de RRHH ya aconsejan utilizar esta técnica de reclutamiento? Para empezar, utilizar tus propios canales para difundir las ofertas y atraer a los candidatos minimiza la dependencia de los portales de pago y reduce el coste por incorporación.

Una situación que siempre suele darse es que se reciben muchos candidatos pero se descarta al 90%. Sin embargo, con el Inbound Recruiting conseguirás candidatos que encajen mucho mejor, no solo con los requisitos de tu oferta, sino también con los valores de tu empresa.

Y como el tiempo es oro, gracias a las herramientas de comunicación y atracción de talento, reducirás el tiempo de contratación más de la mitad dedicándoselo a las tareas que sí realmente aportan valor. Por ejemplo, si tienes una base de talento cuidada, podrás recurrir a ella y cubrir vacantes en el mínimo tiempo.

Además, al conseguir una experiencia positiva de los candidatos durante todo el proceso, convertirás a éstos en fieles promotores de tu empresa aunque hayan sido descartados.

¿Recuerdas qué pasó la última vez que tu experiencia en un hotel fue pésima? Te irías enfadado y les dirías a tu entorno que nunca fueran allí. Pues el reclutamiento funciona igual. ¿Te animas a probarlo?

En Sage | ¿Cuáles son los principales problemas a los que se enfrenta el departamento de RRHH?

La entrada Qué es el Inbound Recruiting y por qué los responsables de RRHH lo han puesto en su agenda en Blog Sage Experience.

from DRD_DRD http://ift.tt/2kwllkw

Anuncios